Obesidad infantil, prevención desde la dieta y la actividad física

obesidad-infantil-prevencion

Hoy te queremos hablar del Simposio que se hizo en Granada titulado “Obesidad y equilibrio energético”, dentro del 61 Congreso de la Asociación Española de Pediatría. En este Congreso se abordaron cuestiones muy importantes como la prevención activa de la obesidad en la infancia, las variantes genéticas asociadas a la obesidad y el síndrome metabólico o aspectos del problema del sobrepeso y la obesidad, todo en el marco de luchar y prevenir la obesidad infantil.

Quizá no te parezca un problema “demasiado serio”, pero en los últimos años se ha convertido poco menos que en una epidemia en España, ya que actualmente uno de cada tres niños y adolescentes tiene este problema, propiciado sobre todo por el sedentarismo entre los más pequeños de la casa.

Esto es así principalmente porque debido a este aumento del sedentarismo se ha producido un desequilibrio energético en los niños, es decir, una mayor ingesta de calorías que gasto calórico.

Pero claro, este problema no es flor de un día, de hecho, el Doctor Luis Moreno, que es profesor Titular de la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza pone el foco del problema en un profundo cambio social y de conducta que afectan negativamente a la actividad de los niños, que van desde el aumento del ocio pasivo hasta la inseguridad en la calle o la no disponibilidad de espacios adecuados para la actividad física y el deporte.

Además de esto el Dr. Moreno de forma muy acertada señala la obesidad como un problema multifactorial, ya que también presenta una influencia genética importante, entre otros.

Por último destacar que la dieta y la alimentación es de vital importancia para prevenir la obesidad infantil, subrayando que no hay alimentos buenos y malos, sino dietas más o menos equilibradas.

Una dieta equilibrada, según la Doctora Isabel Polanco “ha de ser suficiente para cubrir las exigencias del organismo, capaz de garantizar los nutrientes necesarios y adecuarla a las necesidades de cada persona”, y razón no le falta.