¿Por qué se caracteriza una alimentación vegana?

Alimentación vegana

Hace ya algunas cuantas décadas atrás comenzó a surgir una variante en relación al binomio ovolácteovegetariano-carnívoro, ubicándose en el medio una elección alimenticia diversa caracterizada por el consumo de todo tipo de productos que no incluyen al reino animal ni siquiera derivados de ellos.

Hablamos sin lugar a dudas del veganismo una práctica que lejos de restringirse al tipo de consumo de alimentos incluye toda una filosofía de vida y estilos particulares de hábitos, de allí que implica una actitud ética asociada con el rechazo a la explotación de seres sensibles.

La palabra “veganismo” denota una forma de pensamiento y una vida que tiene por objeto excluir todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales, haciendo hincapié en la doctrina en que los humanos deben vivir sin hacer uso de los animales ya sea en cuanto a la alimentación, la vestimenta y el calzado (rechazando tejidos y materiales de origen animal), el ocio (oponiéndose a toda clase de espectáculos donde se use animales), así como incluye también la prohibición de la compra y venta.

En relación a la alimentación, los veganos no consumen carnes ni productos derivados como lácteos y huevos. Lo curioso es que tampoco ingieren mucosidades provenientes de animales como ser la miel.

Alimentos incluidos

  • Cereales y semillas: Pasta, arroz, pan, copos de maíz, trigo, avena, centeno, quinoa, amaranto, espelta, mijo, muësli.
  • Verduras y hortalizas: Espinacas, berros, pimientos, tomates, acelgas, papa, cebollas, apio, zanahorias, espárragos, coles.
  • Frutas y frutos Secos: Naranjas, manzanas, bananas, frutillas, kiwis, uvas, mangos, peras, ciruelas, higos secos, pasas de uva, etc.
  • Alimentos ricos en calcio: Brócoli, espinacas, leche de soja enriquecida, margarinas vegetales, jugo de naranja enriquecido, higos secos, sésamo, tahini, melaza, etc.
  • Legumbres: Garbanzos, lentejas, soja, judías, pistachos, almendras, cacahuetes, etc.
  • Otros esenciales: Aceite de oliva, lino, nueces, canola, productos enriquecidos con B12 como cereales de desayuno, leches vegetales, zumos, margarinas vegetales, hamburguesas vegetales, etc.