Piensa en verde

Las verduras son un alimento básico para una buena y completa alimentación. Su bajo contenido en grasas y calorías, así como su alto contenido en vitaminas, minerales, fibra e hidratos de carbono, hacen que se considere un complemento esencial para una dieta equilibrada.

Las verduras son muy saludables por su aportación de elementos básicos al organismo, como son el sodio o el potasio. Asimismo, funcionan como antioxidantes lo que ayuda a proteger de enfermedades cardiovasculares y favorece la salud de los tejidos corporales como la piel.

Las recetas más ricas y elaboradas tienen como componente alguna de las verduras más utilizadas, como la zanahoria, la cebolla, los guisantes, la berenjena, el calabacín, las espinacas…

La cultura popular asocia la elaboración de verduras, con una cocina aburrida, restringida y poco sabrosa. Sin embargo, existen multitud de recetas que, además de aportar el alimento necesario, ofrecen un exquisito sabor que puede asombrar al paladar más exigente.

Algunas recetas recomendables son, por ejemplo, acelgas al horno, que se pueden cocinar acompañadas de cebolla asada y huevos duros, berenjenas asadas con atún; barrigas de vieja, plato típico de Colombia que tiene como ingrediente principal la calabaza; una gran variedad de formas de cocinar la coliflor; ensaladas varias que pueden incluir diferentes verduras como las judías verdes, las cebollas, el pimiento.

Uno de los principales problemas por los que no se valora con el suficiente mimo a las verduras, es que la ingestión de verduras, siempre se asocia con una dieta restringida y severa.

Sin embargo, si se realiza una alimentación equilibrada y se incluye la verdura de una forma habitual, no es necesario llegar a prohibir otros alimentos también muy sabrosos aunque con más aporte calórico.

Por regla general, las verduras resultan muy poco atractivas a los más pequeños. Pero, dada la importancia de las verduras en la dieta de crecimiento, es necesario que los padres se ingenien la forma de hacérselas tomar sin que eso suponga un gran problema.

Es muy importante inculcar un hábito alimentario bueno y saludable y buscar la forma más divertida de reconciliarse con las verduras.