Los orígenes de la bicicleta

La bicicleta, es un medio de transporte que casi para todos, nos recuerda a la niñez. Desde su invención, hace más de 100 años, ha supuesto numerosos cambios en la vida, desde un medio de transporte, como para ello se hizo, hasta un deporte olímpico o generar energía.

Tomar la bicicleta como un hábito, es algo más que saludable, es alargar la vida.

La bicicleta, ha evolucionado con el hombre, desde la edad antigua, se perseguían aparatos con ruedas para mediar métodos de transporte, hasta su invención en el siglo XIX. Como todos los adelantos que surgen en la historia, Leonardo Da Vinci, (1478-1519) ya tenía esbozados algunos dibujos con un aparato semejante, con ruedas, piñones, pedales, asiento, cadenas… pero, como ya hemos dicho, simplemente fue un adelanto en la historia que quedó relegado en una biblioteca italiana.

Sauerbronn, fue el primer inventor de la bicicleta. No tan adelantada como las actuales, pero sí el mismo prototipo (dos ruedas sostenidas por un armazón, asiento y timón), su nombre fue ”draisiana”, su inconveniente, que era muy pesada y había que hacerla al tamaño del usuario. Poco a poco, se fue mejorando, dando lugar al “dandy horse”, la cual, llevaba descansillo para los codos y se podía ajustar su asiento. Posteriormente se añadieron los pedales, pero su inventor, no se dio cuenta de lo básico de su invento y no lo patentó, este fue Macmillan. Esto pedales, estaban adheridos a las palancas de delante del armazón y después otro par de palancas se unían en perpendicular a las otras, cosa que al empujar con los pies adelante y atrás, hacía que la rueda posterior girara para dar propulsión.

Fuente: linea y forma