La lesión de ligamentos cruzados

Una de las peores lesiones que puede sufrir un deportista, es la rotura de los ligamentos cruzados de alguna de sus rodillas. De hecho, se trata de una lesión que ha ganado terreno ampliamente ante las exigentes técnicas de entrenamiento y los ajustados calendarios que existen en la actualidad en deportes como el fútbol, el esquí, el básquetbol o el voleibol.

En principio debemos decir que los ligamentos cruzados se encuentran en el centro de la rodilla y conforman, junto con los ligamentos colaterales, el pivote central de ésta articulación para entregar estabilidad en el movimiento antero-posterior y los que permiten las rotaciones. Cuando se rompen, los mismos tienden a desviarse hacia adentro o afuera, siendo los peores casos los de rotura externa, ya que el hueso, roto, traspasa la piel.

Hay que considerar acerca de la posibilidad de romperse los ligamentos cruzados, que si bien por cuestiones físicas y hormonales las mujeres tienen más posibilidad de sufrir una lesión de este tipo, considerando que la cantidad de hombres que practica deportes suele ser mayor, en niveles totales son ellos los que acusan más comúnmente de este tipo de dolencias.

Cuando se presenta una rotura de ligamentos cruzados, la persona siente que algo se le cortó y no puede realizar movimiento de la articulación por dolor. El problema es que algunas veces ésta lesión se confunde o acompaña con otras, como fracturas o roturas de meniscos, y los pacientes son mal diagnosticados, por lo que siempre aconsejamos en estas situaciones consultar al menos a tres médicos para estar seguros del diagnóstico.

Además, si notaras que te puedes haber roto los ligamentos cruzados, te recomendamos que pongas la pierna en reposo, la apliques hielo en la zona del dolor, la mantengas extendida, y si puedes, le coloques un inmovilizador que la sostenga en su sitio. Sin embargo, cada organismo responde de forma diferente a estas lesiones, y hay personas que pueden soportar el dolor y caminar por un par de días, aunque la consulta con el médico cuanto antes sea posible es obligatoria.