La importancia del descanso

Aunque no lo parezca, los trastornos de sueño son muy comunes y una causa de ello, es la alimentación, a parte de los problemas que rondan por nuestra cabeza, como los del trabajo, emocionales, ansiedad, estrés…

Las dietas, no solo ayudan a controlar el peso, sino también el sueño en su forma regular de descanso.

No es nada aconsejable darse un atracón antes de dormir, pues el cuerpo no descansa en ese momento, todo lo contrario, le estás dando un trabajo extra, ya que ha de hacer la digestión. Las cenas han de ser ligeras y un par de horas antes de irse a dormir.

Igualmente, el beber agua o tomar alimentos diuréticos, ha de hacerse unas horas antes de ir a dormir, ya que levantarse varias veces durante la noche, altera las horas de sueño.

Un buen consejo, es tomar alguna infusión relajante para dormir más plácidamente. Manzanilla, tila, melisa, valeriana… son muy indicadas.

Las bebidas que poseen sustancias para aumentar la energía, no son nada aconsejables, un ejemplo, son las gaseosas, el café… y entre alimentos sólidos, el chocolate. Evita todo ello antes de ir a dormir.

Un vaso de leche para ir a dormir, es excelente para el descanso, ya que esta contiene un aminoácido llamado triptófano, el cual, es productor de serotonina y melatonina, sustancias básicas que influyen en el buen descanso.

Sigue estos consejos y te ayudarán a dormir en buenas condiciones, algo que influye en el ritmo diario de vida y en consecuencia en la calidad de vida actual y futura.

Fuente: consumer