El gimnasio y la economía

Teniendo en cuenta que la subida del IVA afectará, entre otros sectores, al gimnasio, situación por la cual las cuotas para los clientes se verán aumentadas considerablemente, es momento de pensar hasta que punto es rentable o no seguir practicando ejercicio físico, y cuanto podemos ahorrarnos si es que seguimos adelanta con la actividad, en lugar de utilizar ese dinero para otros fines también necesarios.

Pues bien, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la obesidad y el sobrepeso suponen un 8% del gasto total sanitario en España, pero que sin embargo, está comprobado científicamente que los gastos que uno puede ahorrarse por dejar la actividad física, luego se triplican a la hora de actuar contra dolencias, enfermedades, y demás idas a las farmacias como consecuencias del sedentarismo.

De hecho, hay que tener en cuenta que los datos de distintos estudios en territorio español son bien precisos. Por ejemplo, se sabe que el 43% de los españoles hace ejercicio físico; mientras el 39% de la población tiene sobrepeso, como informa el Consejo Superior de Deportes, pero pocos tienen en cuenta que 19 de cada 20 personas que practican ejercicio, aseguran sentirse mejor.

Del mismo modo, y considerando que ya comienza a pensarse en la obesidad como la pandemia del siglo que viene, según los detalles de la Organización Mundial de la Salud que anticipamos hace algún tiempo, debemos saber que la trascendencia del sobrepeso es tan importante que existen programas a nivel europeo de prescripción de estilos de vida saludables.

Por eso, nuestra recomendación ferviente desde este espacio, es que el gimnasio lo tomes únicamente como una inversión en tu salud. Que por cada euro que creas que estés gastando allí, estarás ahorrando efectivamente tres, en el tratamiento de posteriores enfermedades y dolencias, y ni que hablar de cómo agradecerá tu físico y tu salud general el seguir practicando una rutina de entrenamiento.