El deporte y los ciclos menstruales

Como cualquier pérdida de sangre que se produce en el organismo humano, los ciclos menstruales de las mujeres tienden a generar en muchas de ellas la pérdida de hemoglobina, lo que conlleva a una disminución de las posibilidades de generar oxígeno, y por lo tanto, de realizar actividad física. Por eso, vamos a analizar algunas de las cuestiones que nos permitan saber de qué modo, y si conviene, o no, realizar ejercicio en estos días.

Lo primero que debemos decir, es que no es recomendable realizar ejercitaciones que nos lleven a altos consumos de oxigeno porque disminuyen las posibilidades de trabajo del organismo ante la pérdida de sangre, y si bien esta en la menstruación está directamente relacionada con el desprendimiento del endometrio, luego afecta de igual forma a cualquier persona luego de haberse extraído sangre, por ejemplo.

Incluso, los científicos se encargan de explicar que, durante la menstruación, aumentan factores propios del cuerpo, como por ejemplo la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal, la fatigabilidad y la excitación del sistema nervioso, por lo que si no eres una deportista, y pretendes realizar un entrenamiento de deportista, te recomendamos que no lo hagas en estos días.

Luego, si tienes la costumbre de entrenar a alto nivel de exigencia, debes saber que es completamente normal que experimentes algunos cambios en tu ciclo menstrual, algo que les sucede a la mayoría de atletas de elite. Incluso, las adolescentes que entrenan intensamente suelen ver retrasada su primera menstruación, aunque aparece en cuanto el ejercicio desciende, como en período de vacaciones.

Entre las actividades que sí puedes llevar a cabo aunque estés en días de menstruación, podemos mencionar algunas como por ejemplo elongaciones, movilidad articular, contracciones con desplazamiento, o sin él, y las demás rutinas, de poca resistencia y escasa carga, o al menos menor a la que acostumbramos, consultando siempre con el profesor personal, o del gimnasio.