Ensaladas frescas, ricas y completas, nos ayudan a mantener el peso


Si quiere mantener el peso y una buena alimentación, nada mejor que incluir las ensaladas en la dieta diaria.
Las ensaladas frescas son la opción por excelencia para el consumo de variedad de verduras y alimentos ligeros. Pero no tiene por qué ser siempre la clásica combinación de tomate y lechuga, sino que puede aplicar un poco de imaginación para incluir alimentos como quesos, jamones, aceitunas u hongos.

A la hora de pensar una ensalada al único límite que puede ponerse es el buen gusto y la comida sana, tampoco es recomendable abusar de la mayonesa y demás aderezos que poco bien hacen a la salud.
Una de las cosas importantes a tener en cuenta para una deliciosa ensalada es la inclusión de una verdura verde cruda, para darle un toque refrescante. Buenas opciones son el berro, la lechuga y la rúcula.
Para mantener intactas las propiedades nutritivas, corte las hojas a mano. Y para que no sea una mezcla marchita a la hora de llegar a la mesa siempre debe sazonarla segundos antes de servirla. Para condimentarla, utilice productos nobles como aceite de oliva o girasol, al igual que vinagre de manzanas.

Para realzar el sabor puede agregarle varios quesos; los más utilizados son el roquefort, muzzarella o gruyere. Además también queda bien que incluya frutos secos como las almendras, castañas o nueces que aportan una crujiente textura.
Las hierbas que mejor caen en las ensaladas son la albahaca, el orégano, el cilantro, el perejil, el romero y el eneldo, porque aportan aromas y color deliciosos. Si prefiere dar a su paladar un sabor agridulce puede agregar una fruta fresca como manzanas o cítricos.