El qigong

El qigong es una terapia de origen chino, esta se basa en una gimnasia de energía que nos hace sentirnos mejor. Consiste en sintonizar el cuerpo, la respiración y la mente para contactar con los ritmos ying y yang.

En esta terapia milenaria se consigue la coordinación de la postura con la mente enfocada y atenta, así el que la práctica, moviliza el flujo de qi (energía del organismo).

La práctica de este deporte, ayuda a mantener la salud, además de la prevención de enfermedades. Incide directamente sobre órganos internos, algo que reporta en corto tiempo el rápido bienestar tanto físico, como emocional y mental.

Este deporte se diferencia del taichí, en que la actuación de este es a nivel general del organismo y necesita de mayor tiempo de práctica.

El pensamiento chino, consiste en que todo el universo está formado por energía, desde lo más pequeño a lo más grande, lo animado e inanimado, lo visible y lo invisible. La energía que lo envuelve, está polarizada, estos dos polos son el ying y el yang. El ying es pasivo, quieto y el yang activo, movido…

Cuando la energía no está equilibrada (excesos, estancamientos), nuestro organismo se implica tanto el físico como el emocional y mental.

Al cabo de un tiempo de ejercitar esta terapia, la energía se equilibra, el organismo funciona mejor, el sistema nervioso, la respiración, el aparato digestivo, el corazón, la circulación sanguínea…se estabilizan por lo tanto las emociones y la confianza en sí mismo y en el prójimo, es decir, en todo nuestro entorno, y en el de las relaciones sociales, que tanto necesita toda persona.

Fuente: Wikipedia