El colon irritable

Aún con los adelantos de la medicina, todavía existen enfermedades que no se sabe su origen, una de ellas, es el colon irritable, la cual, afecta a gran parte de la población mundial.

Esta es una afección que sufre el colon y se conoce también como neurosis intestinal, afecta como ya hemos dicho al colon, sin embargo, este no sufre ningún daño físico.

Los síntomas son diarreas y estreñimiento, aparte de sentirse lleno y saciado. También  se produce hipersensibilidad a alimentos pesados, los cuales, llegan a producir gases y constreñimientos.

Esta enfermedad se convierte en crónica, por ello, hay que adaptar una dieta con alimentos fáciles de digerir. Los alimentos ricos en fibra son los más indicados, ya que estas ayudan a la fácil digestión y no irritan el aparato digestivo. Pan integral, espinacas, salvado de avena… son ricos en fibra, sin embargo, si lo que tenemos es diarrea, hay que evitar estos alimentos, en esta ocasión, lo aconsejable son las zanahorias y manzanas por su contenido en pectinas.

Si la diarrea es muy severa, se ha de evitar los lácteos y sustituirlos por prebióticos desnatados. Consumir el pan blanco y arroz hervido con unas gotas de aceite de oliva.

Por supuesto, hay que olvidarse del alcohol, las comidas ricas en grasas, frituras, comida basura, bebidas gaseosas o con bicarbonato y comer siempre a la misma hora.

Para esta enfermedad, es muy importante tener un buen estado de ánimo, estar relajados, hacer deporte y sentirse positivo ante las situaciones de la vida, pues todo esto, nos ayuda a llevar una vida más sana.

Fuente: dmedicina