El ajo

El ajo, es un alimento que posee muchos beneficios. Aunque parezca desagradable, consumir un ajo en ayunas sin masticar, es un gran aliado para la salud. El mal aliento y mal olor corporal que este produce, tiene una sencilla explicación, esto no procede de él, sino que ejerce una acción tan purificante, que el organismo despide las toxinas que ejercen esta olor tan desagradable. Cuando estas toxinas, ya se han expulsado, el olor desaparece. Es un alimento que se puede consumir de por vida, pues no tiene ningún efecto secundario.

Sus beneficios son numerosos, algunos como:

aumenta las secreciones de los bronquios, algo que hace despejar el aparato respiratorio y sanar las vías de respiración

elimina bacterias y microbios, por ello, se aplica en las dietas dirigidas a los males de estómago

-como antiséptico, es 50 veces más potente que el alcohol de 90º

-alivia la artritis, reuma y tensiones musculares, todo lo relacionado con los dolores musculares y de articulaciones, para ello, se aconseja consumirlos machacados antes de comer otros alimentos

reduce el colesterol malo, ya que abre la cavidad de las arterias, por lo tanto, mejora la circulación y todos  los males que perjudican al corazón

contiene alicina, la cual, controla el peso, por ello, es recomendable para las dietas de control de peso

Un buen uso, es para aliviar la gripe, como esta enfermedad es muy común, toma nota, por si algún día has de echar mano de ella:

Ingredientes:

-1 diente de ajo

-1 trozo de kión

-2 limones

-1 cucharadita de miel

-té caliente

Se colocan dentro del té todos los ingredientes (el kión y el ajo rallados). Una tacita cuando se está dentro de la cama, bien tapado y abrigado, surge un gran efecto.

Fuente: remedios populares