Dieta mediterránea y ejercicio para combatir la obesidad

dieta mediterranea

La obesidad es una de las enfermedades que más afecta a la población mundial en la actualidad, lo que propiciaría de aquí a un tiempo que los factores genéticos que la determinan sean mucho más comunes que lo que son ahora, y por eso, los científicos hace tiempo que investigan los modos en los que se puede llegar a luchar contra esta problemática, con algunos resultados que permiten esperanzarse.

En este sentido, un reciente estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición, ha demostrado que la combinación de la práctica de ejercicio físico y la alimentación resulta clave para luchar contra estos factores genéticos que predisponen el cuerpo a la obesidad, por lo que se debe hacer hincapié en ambos sentidos de forma complementaria, siempre.

En concreto, los resultados de la investigación permitieron observar que la mayor resistencia a esta predisposición se producía en aquellos casos en los que las personas no sólo realizaban una rutina de entrenamiento adecuada, sino que además se mantenían dentro de una consecución de alimentos pertenecientes todos ellos a la dieta Mediterránea.

Para poder llegar a estas conclusiones, los estudiosos de la mencionada institución hicieron hincapié especialmente en aquellos genes que producen la fijación de las grasas en el cuerpo humano, de modo tal que sólo la modulación de la dieta y el entrenamiento permitía lograr resultados beneficiosos, en tiempos relativamente aceptables, sin recurrir a otro tipo de soluciones, más concretas pero más riesgosas y menos naturales.

Para ello, se estudiaron a más de 7.000 personas con problemas de obesidad determinada por factores genéticos, las cuales permitieron observar que ciertos alimentos como por ejemplo vegetales, pan, cereales aceite de oliva y vino, todos de la cocina mediterránea, favorecían más su lucha en este sentido, así que deberemos ceñirnos a ellos para sacar provecho de sus beneficios.