Correr en la playa: ¿desventajas?

A la hora de correr en tiempos festivos o cuando el calor aprieta, no son pocos los que deciden salir a correr en y por la playa, y es que muchos suelen preferirlo antes que correr por núcleos urbanos. No obstante, puede tener sus desventajas, y algunas de ellas importantes.

Normalmente cualquier superficie lisa, sin desniveles muy notables o en general con una superficie sólida, son perfectas para salir a correr o andar, pero muchas playas no cumplen estos requisitos.

No los cumplen en el sentido de que muchas están desniveladas y cuando corres o andas, los talones y pies suelen quedar ligeramente torcidos, algo que después de comenzar a correr puede producir serias molestias e incluso lesiones en la parte baja de las piernas o lumbares.

¿Conclusión? Si puedes permitirte el lujo correr en una playa sin piedras y sin desnivel, entonces aprovéchala. De lo contrario, a menos que quieras enfrentarte a duros retos con serias posibilidades de lesiones, hazlo en asfalto.