Cistitis de verano

Son bastante habituales y mucho más en los meces calurosos, pero si te lo propones puedes evitarlo, los baños veraniegos pueden potenciar las infecciones urinarias, sobre todo si permaneces metida demasiado tiempo en el agua del mar, en las piscinas por el exceso de cloro, y si después del baño te quedas puesta el biquini mojado mucho tiempo, la humedad hará que las bacterias se sientan como encasa en ese ambiente cálido y húmedo y decidan multiplicarse.

La vejiga es una zona propensa a la proliferación de bacterias, cuando su cantidad se dispara porque se han multiplicado en exceso, el organismo no puede deshacerse de todas ellas, ¿resultado? Las que permanecen dentro, infectan e inflaman el, tejido de la vejiga.

Seguro que te suenan los síntomas de la cistitis; empiezan con una sensación de peso en el vientre, ganas muy frecuentes de ir al baño, ardor y a veces hasta dolor al orinar, en algunas ocasiones picores, en realidad no es un problema grave pero si has pasado por ella sabes lo molesta e incómoda que puede llegar a ser.

Para prevenir la cistitis lo primero que debes hacer es beber mucho líquido, lleva un par de biquinis en tu bolsa para que te lo cambies al salir del agua, o ponte un rato al sol para que el biquini se seque pronto, intenta ir al baño cuando te vengas ganas y no aguantarte, mantén una correcta higiene genital.

Si tienes estos síntomas cuando has ido a la playa, piscina… y los síntomas persisten acude al médico o farmacéutico para que te receten la medicación adecuada, la cistitis cuando no se cura bien puede convertirse en un problema recurrente.

Fuente: dmedicina