Cerezas ecológicas

Como cualquier producto cultivado ecológicamente, las cerezas pueden potenciar su gran sabor, al ser cultivadas sin productos químicos que las hagan madurar de manera acelerada o desinfectantes que penetren en ella a través de sus poros.

Las propiedades de las cerezas, son riquísimas en cuanto a su depuración y liberación de toxinas del organismo. Su brillante color rojo,  es debido a los flavonoides. Su composición, la hace una fruta preventiva para el Alzheimer, la artritis, enfermedades cardiovasculares…protege al corazón de su envejecimiento, lo ayuda a funcionar favoreciendo su circulación, además tiene la propiedad de proteger la retina, lo que ayuda a conservar la vista.

Tiene efecto antienvejecimiento, es como la fruta de la eterna juventud, pues protege las imperfecciones de la piel (manchas, arrugas, flacidez) al igual que las uñas y el cabello.

Contiene antocianinas en un elevado porcentaje que la sitúa por encima de la ciruela, la frambuesa y la uva negra.

Es muy indicada para las dietas, pues su poco poder calórico es contrastante con la riqueza nutricional que contiene. Es la mejor fruta antioxidante.

Contiene un alto contenido en azúcar, esto es un problema para los diabéticos que pueden consumirla moderadamente.

Las cerezas ecológicas son más recomendadas que las convencionales, por una razón, es una fruta que se ha de consumir y recoger bien madura. En casa no puede madurar adecuadamente, por lo tanto, si se acelera su proceso, no contiene los nutrientes necesarios para un consumo perfecto y adecuado, no podemos servirnos de sus propiedades reales.