5 trucos para triunfar este 2012 en el gimnasio

gimnasioSi eres una de esas personas que estos primeros días del 2012 se ha propuesto mejorar su estado físico a través del gimnasio, pero tiene miedo de abandonarlo antes de tiempo, como hace la mayoría, te propongo unos sencillos trucos que te ayudarán a llegar hasta el final.

1. Márcate un objetivo realista

¿Por qué quieres ir al gimnasio? ¿Quieres adelgazar? ¿Muscularte? ¿O simplemente es por sentirte en forma? El primer paso es tener un objetivo claro y no perderlo de vista.  Además ha de ser abarcable: si tenemos un claro sobrepeso y nuestro objetivo es acabar como Christian Bale en Batman, tableta de chocolate incluida, es probable que nos desanimemos pronto. Sin embargo si nos proponemos bajar unos kilitos, nos motivará subirnos a una báscula al final del día y comprobar cómo rebajamos el peso paulatinamente.

2. Elige el gimnasio adecuado

Existe una gran oferta de gimnasios. Mira por tus intereses y elige el más adecuado. No siempre el que te pilla más cerca de casa es el que mejor se adapta a tus necesidades deportivas o financieras.  Compara precios e intenta aprovechar las ofertas de cuotas únicas anuales. Fíjate también en las instalaciones y asegúrate de que puedas hacer un ejercicio que te guste.

3. Disfruta con el ejercicio

No seas masoca. No te metas en tu primer día de gimnasio (ni en el segundo) en la clase de spinning avanzado. Además de no poder moverte al día siguiente por las agujetas, conseguirás coger manía al deporte. Busca uno que vaya en línea con tu objetivo y que tenga un equilibrio entre esfuerzo y diversión.

4. A tu ritmo pero con perseverancia

Tu objetivo ha de tener un plazo. Fíjalo, una vez más, con realismo. El objetivo no lo alcanzaremos mañana, así que paciencia y no te agobies. Si consigues tener periodicidad en el gimnasio de al menos 1 vez por semana vas por el buen camino. Coger el hábito es de las cosas más difíciles a las que te vas a enfrentar a la hora de hacer deporte.

5. Mejor en compañía

Si te gusta hablar por los codos, en el gimnasio seguro que encuentras a gente que te de conversación, especialmente si acudes los mismos días a las mismas horas. Pero si eres de carácter más tímido, convence a un amigo o amiga para que se apunte contigo. En caso de que tengáis un objetivo común, os tendréis de apoyo mutuo en los momentos más perezosos.

Y un consejo de regalo

Cuando tengas interiorizada la dinámica de ir al gimnasio, dale caña. Cambia de ejercicios, prueba otros que exijan mayor esfuerzo, ponte retos. La historia es no aburrirse y sentirse bien.