Transformar los alimentos

Siempre se habla de lo que hay que aportar a nuestra vida sana, pero también hay que prevenir de aquellos alimentos nocivos para nuestra salud.

Cuando nuestro organismo nos avisa, es que algo no funciona bien, estamos ingiriendo algo no recomendable para él, es la hora de prestar atención a los alimentos no deseables como pueden ser el alcohol, chocolate, dulces, alimentos en latas, huevos, mariscos, pan blanco, mantequilla, patatas fritas, salados…

Podríamos hablar de todos, pero si nos fijamos, podemos comprobar que muchos de ellos son necesarios, lo que ocurre es que no los tomamos adecuadamente. Por ejemplo, las patatas no son perjudiciales, estas no engordan, no tienen casi grasas y son una buena fuente de fibra, podemos incluirlas en nuestra dieta, pero la forma de cocinarlas es lo más importante, siempre asadas y cocidas, nunca fritas, pues de esta forma se le añade una buena cantidad de grasa.

El consumo del pan es adecuado siempre que lo comamos integral, pues tiene un alto contenido de cereales como el centeno, la avena, el salvado…

Las hamburguesas también se pueden transformar en algo más sanas, si las reemplazamos por las sabrosas vegetales, estas no tienen tanta grasa como las de carne y son ideales para toda la familia, estas hamburguesas vegetales, están hechas de tomate, berenjena, espinacas…aportando unos increíbles nutrientes que encantarán también a los niños.

A parte de la buena alimentación, hay que considerar que el descanso suficiente es muy importante, podemos ayudar a nuestro organismo a ello con infusiones (el romero es una buena recomendación), hemos de intentar dormir ocho horas y alimentarnos ricamente, sobre todo con verduras frescas y crudas, legumbres, cereales, frutas y lácteos.

Fuente: alimentación sana