Prevenir contra la tecnología

Para prevenir los efectos de los aparatos tecnológicos, debemos de tener en cuenta algunos consejos muy fáciles de realizar.

Para evitar lesiones al usar el ratón, debemos acercarlo al cuerpo, hacer el menor esfuerzo posible al arrastrarlo, moverlo con el antebrazo y no con la muñeca, manteniéndola todo lo recta posible, apoyar el antebrazo sobre la mesa, nunca el codo.

Con respecto al teclado, este debe estar cerca de las manos y a la altura del codo o incluso más bajo (las patas de plástico que tiene el teclado sirven para su regulación), el teclado no se golpea al escribir, cuando escribimos debemos ayudarnos con los músculos del brazo y antebrazo.

Para las agresiones de los ojos, debemos mantenerlo húmedos, parpadear constantemente, fijar la vista en un determinado objeto que esté distante, la pantalla ha de estar a una distancia entre 40 y 70 cm, en caso de utilizar gafas intentar usar unas con cristales protectores que puedes encontrar en sitios especializados como Mister Spex.

La pantalla ha de estar lejos de otros aparatos eléctricos para evitar interferencias.

El ambiente ha de estar ventilado y con luz natural.

Evitar los reflejos en la pantalla.

Las sillas y los escritorios han de ser adecuados.

Cada hora hemos de levantarnos del lugar de trabajo, estirar nuestro cuerpo y estimular la circulación de la sangre.

Los hombros han de estar relajados, los codos a la altura del teclado, las muñecas rectas, la espalda apoyada, las piernas sin cruzar formando un ángulo de 90º con el cuerpo.

Todos estos consejos son muy sencillos de poner en acción, simplemente ha de ser voluntad propia, costumbres a adoptar a la hora de trabajar o pasar el tiempo con los adelantos tecnológicos, algo que nuestra salud agradecerá y completará nuestra vida sana.

Fuente: enfermedades tecnolog