La depresión femenina

La depresión es un factor que es sufrido en su mayoría por las mujeres. Una buena ayuda es el equilibrio de los factores físicos y emocionales.

Los cambios hormonales, inducen mucho a los cambios en la mujer, las hormonas intervienen en la etapa premenstrual, la cual conlleva a los estados cambiantes emocionales.

La depresión después del parto, el trastorno de las estaciones… y sobre todo en la menopausia, aunque después de esta etapa, la depresión disminuye. Todos unos síntomas, siempre relacionados con la reproducción femenina.

Las mujeres que alcanzan la pubertad precozmente (como media los 11 años), tienen más riesgo a sufrir depresión en la adolescencia que las que lo hacen tardíamente, estas últimas alcanzan su madurez más tarde y no sufren tales depresiones.

Igualmente ocurre con las mujeres que sufren la menopausia anticipada (como media 35 años), estas tienen más riesgo de sufrir la depresión.

La depresión postparto es más común, esta se considera realmente depresión cuando dura más de dos semanas y se convierte en severa. El problema más agudo surge en las primerizas que sus bebés tienen problemas o las que les falta el apoyo de la sociedad.

Los abortos son otro síntoma de la depresión, pues la pérdida del bebé, se convierte en un factor muy importante hacia el estado anímico.

Cuando la mujer alcanza una edad considerable y que no han podido dar a luz ningún bebé, también tienen un riesgo importante de sufrir depresión.