Horas de sueño y cefaleas

estres.jpgEl aumento de las horas de sueño durante el fin de semana o en etapa vacacional es una de las causas que provocan dolor de cabeza, según informó hoy el doctor José Miguel Láinez, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico de Valencia y presidente de la Federación Europea de Cefaleas.

“Nuestro premio a una larga semana de duro e intenso trabajo, plagado de madrugones y estrés, es amanecer el sábado con un intenso dolor de cabeza“, afirmó la presidenta de la Asociación Española de Pacientes con Cefalea, Elena Ruiz.

A pesar de que el dolor de cabeza es uno de los más frecuentes que afectan al ser humano, las personas que lo sufren con asiduidad se sienten incomprendidas en su entorno familiar y social, ya que la aparición de una cefalea les impide continuar su vida con normalidad.

El doctor Laínez explicó que la aparición de este trastorno, que aumenta en la época de descanso, viene provocado por el “cambio de ritmo de vida“, que incluye más salidas nocturnas o mayor consumo de alcohol. Los expertos recomiendan hacer “vida normal” los fines de semana, con el fin de evitar el aumento de cefaleas.

En relación a las causas que provocan episocios de cefaleas, la presidenta de AEPC añadió que existen “hasta 150 desencadenantes posibles que provocan estos terribles y desesperantes dolores de cabeza, como ciertos olores, cambios de presión atmosférica, la ingesta de chocolate o de cítricos, entre otros”.

En relación al tratamiento para combatir uesta dolencia durante el fin de semana, el doctor Laínez recomendó a los afectados que actúen “como en cualquier tipo de crisis”. “Lo primero es intentar averiguar cuál es el mecanismo desencadenante y, lo segundo, poner un tratamiento preventivo. De hecho, muchas veces se pueden resolver poniendo un tratamiento preventivo efectivo la noche anterior”.

Asimismo, aunque exista un tratamiento preventivo, el paciente puede contribuir a paliar esta situación si mantienen durante el fin de semana unas constantes en su ritmo de vida y, concretamente, programando el despertador a la misma hora que los días laborables.