El reto del primer triatlón

El triatlón sprint es el más sencillo de las diferentes modalidades de triatlones que hay. Es un triatlón de nivel inicial ideal para quien quiere competir por primera vez en este tipo de prueba.

Cualquiera es capaz de hacer un triatlón siempre que se lo proponga. Eso sí, hay que tener el asesoramiento previo de un profesional. El triatlón es un deporte individual, combinado y de resistencia, que consta de tres pruebas: natación, ciclismo y carrera a pie. En esta modalidad, el sprint, se recorren: 750 m nadando, 20 km en bici y 5 km corriendo, justo en este orden. El cronómetro no se detiene durante cada transición y hay que tener en cuenta que la prueba de natación no se hace en una piscina, sino en el mar, pantanos… donde se tienen sensaciones muy diferentes.

Además de la preparación física, es importante analizar los factores psicológicos que intervienen en el entrenamiento. En la práctica deportiva de alto rendimiento, o simplemente cuando se quiere superar un objetivo, no sólo es importante la preparación física, sino también la psicológica. Así, cuentan factores como: definir y tener una visión clara de los objetivos, disfrutar de confianza en uno mismo, vivir el momento, mantener la motivación y la determinación, y ser espontáneo. No hay que olvidar nunca de calentar haciendo lo que más nos guste para incrementar el ritmo cardíaco y, si es la primera vez que nos decidimos a preparar un triatlón, antes de iniciar el entrenamiento debemos averiguar nuestra forma de nadar y empezar para entrenar la técnica. Un entrenador personal especializado en acuáticos permite mejorar rápidamente y corregir defectos en pocas sesiones, lo que hará incrementar el rendimiento de forma vertiginosa.

Fuente: triatlonrosario