El nopal

Los aztecas, ya perseguían una vida sana y saludable, para ello aportaban a su dieta el nopal, una planta de la especie de los cactus, originaria de México. El pueblo azteca, lo empleaba no solo en su alimentación, sino en el campo de la medicina. Actualmente, aunque sea poco conocido, se emplea para la diabetes, el hipercolesterol, dietas de adelgazamiento e incluso de forma de antibiótico.

Posee unos tallos planos y carnosos con forma de raqueta, en donde se encuentran gran cantidad de zumos nutritivos. Esos tallos, están protegidos por espinas y dan como fruto unas preciosas flores de variados colores.

El zumo de esta planta era empleado para las altas fiebres, la curación de la diarrea y sus espinas para las infecciones. Su raíz también era utilizada para las úlceras y hernias y los tallos para las inflamaciones. Más actualmente, se descubrió en sus propiedades que ayuda a bajar el peso, hace las digestiones más ligeras y es aconsejable para diabéticos y enfermos de hipertensión.

Contiene calcio, potasio, magnesio, sodio, hierro y fibra vegetal. En cuanto a vitaminas, posee la A, B, B2, C y E, clorofila y aminoácidos.

Su ingesta puede ser de variadas formas: en ensalada, asada, salteada… y permite como compañía cualquier clase de alimento: huevos, cebolla ajo…Los mejicanos lo incluyen en variados platos típicos del país.

Los mejicanos la llaman “planta medicinal”, no por ello, significa que cure, pero sí que ayuda a controlar enfermedades muy  comunes y cotidianas como la resaca, el estreñimiento, la indigestión…