El jamón serrano: más saludable de lo que parece

Seguramente habrás escuchado que no es bueno comer cerdo, que toda su carne suele tener alto contenido en grasas saturadas… pero no es del todo así. Es más interesante de lo que parece, y ahora te lo vamos a describir.

El jamón serrano es probablemente la parte más sana del cerdo, y además de estar realmente bueno, es mucho más sano de lo que puedes escuchar por ahí en cualquier calle. Los motivos son sencillos y fáciles de comprender, y es que es de los pocos alimentos que están buenísimos a la par que no engorda casi nada. Concretamente, la mayor parte del jamón es proteína pura y donde únicamente tiene grasa es en el tocino, parte que es perfectamente prescindible si lo deseas y que puedes eliminar con mucha facilidad. ¿Qué te parece? España es uno de los países que más consumen jamón serrano, y tienen como principal atractivo un alto contenido en vitamina B2 y Zinc.

Si deseas perder peso, no debes dejar de comer este manjar, al contrario: debes aumentarlo en tu dieta. Como apunte interesante, el jamón ibérico tiene un contenido en proteínas más alto que el de cerdo blanco, ya que tiene una mayor curación.

En definitiva, un buen bocadillo de jamón serrano con un chorro de aceite de oliva para desayunar es una excelente forma de empezar el día, además de estar realmente bueno. ¡Anímate!