Después del deporte, ¿ducha o baño?


Inmediatamente después de hacer deporte resulta aconsejable darse una ducha relajante, no se recomienda bañarse.
Durante el baño nos sumergimos en el agua caliente en lugar de dejarla correr, lo cual provoca una mayor vasodilatación. En estos casos, el riesgo es que la presión arterial descienda demasiado, provocando mareos o incluso desmayos.