Cuida tu vista con la alimentación

En los últimos años, ha aumentado el número de advertencias en los medios sobre los efectos negativos de las radiaciones del sol. La mayoría de nosotros se centra en el impacto que el astro rey tiene sobre la piel e intentamos prevenirlos con una buena crema solar. No obstante, a veces no somos conscientes del efecto que estás radiaciones tienen sobre uno de nuestros sentidos más frágiles: la vista.

Además de con unas gafas de sol que bloqueen entre un 99% y un 100% de las radiaciones UV, podemos reforzar la protección ofreciendo a nuestros ojos una alimentación adecuada para que puedan defenderse de las amenazas ambientales y, a su vez, disminuir la degeneración natural que suele sufrir este órgano de nuestro cuerpo con el paso de los años. Así, consumiendo alimentos ricos en vitaminas como la A, C y B2 (riboflavina) y minerales como el cinc, estaremos protegiendo nuestra vista desde dentro y contribuiremos a reducir las posibilidades de sufrir cataratas, conjuntivitis o de padecer los síntomas de la degeneración macular.

La vitamina A, que posiblemente ofrezca los beneficios más reconocidos para la salud de nuestros ojos, está presente en múltiples alimentos. El hígado es uno de los productos que ofrecen un mayor contenido en este nutriente, seguido por la zanahoria y el brócoli. Es fácil incluir esta vitamina en nuestra dieta si somos conscientes de dónde encontrarla y combinamos los alimentos de forma original y divertida. Un buen pastel de zanahoria es una forma deliciosa de consumir esta hortaliza y, además de ser una receta que nos complacerá a las edades, cuidará silenciosamente del bienestar de nuestra vista sin tener que resignarnos a comernos la clásica ensalada con más frecuencia de la que nos gustaría.