Con la llegada del verano… cuidado con los helados

El verano ya está aquí, y es innegable que a la hora de andar por calles y sitios relativamente turísticos, se nos pasa por la cabeza una y otra vez la idea de refrescarnos, ya sea tanto con agua o bebidas refrescantes, como con helados y en general comidas muy frías.

¿Quién puede resistirse a un helado? En cualquier rincón caluroso de tu ciudad encontrarás un puesto de helados, normalmente a un buen precio y con grandísima variedad de sabores. Muy apetitoso, pero… ¡cuidado con ellos!

Lo que quizás no sabes de los helados es que además de contar con gran cantidad de agua, también están inundados de azúcar, carbohidratos rápidos y una pequeña porción de grasa. Con esto, quédate en claro que un helado o incluso dos al día pueden estar más que aprobados, pero si quieres guardar tu línea y no coger peso, no pases de esta cifra. A menos claro, que hagas una actividad física diaria muy intensa.