La verdad de los dos litros de agua por día

Más allá de que evidentemente todos hemos escuchado antes o después que para tener un mejor rendimiento y un funcionamiento más aceitado del organismo debemos beber dos litros de agua por día, lo cierto es que un reciente estudio realizado en Australia ha demostrado que no necesariamente requiere esa cantidad de este líquido, sino que se trata de una norma general, muchas veces mal aplicada.

La realidad es que si bien los expertos recomiendan que tomemos dos litros, u ocho vasos de líquidos cada día para tener una salud óptima, no es exactamente que debemos tomar agua en todos los casos, fuera de los líquidos que consumimos de por sí. Es decir, si por la mañana tomamos un café, a media mañana un té y por la tarde nos preparamos un licuado, estamos tomando tres vasos de agua, más allá de que hayamos agregado infusiones, frutas o lo que sea, y cuenta para la suma total del día.

Justamente, este estudio publicado en “Australian and New Zealand Journal of Public Health”, la revista más importante de Australia y Nueva Zelanda acerca de la salúd, detalla que los dos litros de líquidos diarios deben incluir todo el café, té, jugos y otras bebidas, ya que mucha gente bebe agua embotellada, lo que además supone un gasto de dinero importante, sólo por gusto.

Esto se debe a que una vez superados esos dos litros, la ingesta de más agua se vuelve inútil, y si nos pasamos demasiado, incluso hasta perjudicial. “Esta malinterpretación de beber específicamente dos litros de agua ha conducido a un crecimiento gradual en el uso de agua embotellada. Hace treinta años no veíamos una botella de plástico por ningún lado, ahora parecen accesorios de moda” explica al respecto Spero Tsindos, del Departamento de Dietética y Nutrición Humana de la Universidad de La Trobe, en Melbourne.

“La industria nos ha hecho creer que beber agua puede contribuir a perder peso, reducir el consumo de bebidas azucaradas y, consumida en una botella, el agua es aún más sana”, agregó el especialista, quien no dudó tampoco en señalar que, desde 1995 hasta la actualidad, en el territorio australiano, las mujeres bebían en promedio 2,8 litros de líquidos y los hombres 3,4 litros diarios, considerando su ingesta de frutas y verduras.