Uñas sanas y fuertes

unas.jpgCuando están sanas, las uñas son lisas, rosadas y naturalmente brillantes. Debemos aprender a tratar las uñas débiles. La debilidad de las uñas es causada, la mayoría de las veces por resecamiento de factores externos, como el hábito de morder o roerlas, el contacto con productos de limpieza o el uso constante de acetona y esmaltes que pueden debilitarlas.

La alimentación es el principal factor para mantener uñas fuertes y saludables. Es necesario ingerir diariamente la cantidad indicada de nutrientes para su edad y estuctura corporal. Los alimentos ricos en vitamina A y D, calcio, hierro y betacaroteno fortalecen las uñas.
Se aconseja para estos casos consumir hígado vacuno, leche, huevos, legumbres verdes o anaranjadas, vegetales de hojas oscuras, frutas rojas, porotos, nueces y maní, pero cuidado con la ingestión exagerada de estos dos últimos porque son muy calóricos.

Algunos consejos para tener en cuenta:

  • Para fortalecer las uñas se recomienda que se tenga durante una semana las uñas sin esmalte, usando solamente una crema lubricante.
  • Lijar las uñas al menos una vez por semana ayuda a que no se partan o que se enganchen en las ropas o en las medias.
  • Controlar el hábito de colocar los dedos en la boca y morder las uñas siempre que esté pensativo o ansioso, es otra medida eficaz.
  • Proteja las uñas al entrar en contacto con sustancias químicas y productos de limpieza en general, pues pueden mancharlas además de resecarlas, causando descamación y debilitamiento.
  • Se recomienda el uso de guantes protectores e hidratantes a base de leche de almendras y silicona, que confieren mayor protección a la piel y a las uñas.