Trekking con el mejor amigo del hombre (y II)

Ayer hablábamos de cómo actuar en la montaña con nuestro perro, cuándo llevarle con la correa y cuándo dejarle suelto. Pues bien, hoy os cuento cómo preparar la excursión.

En primer lugar, y como os comentaba en el anterior post, debéis verificar que el terreno sobre el que vamos a andar es prácticable para el perro. Por ejemplo, no tendrá problemas con la nieve y la tierra, pero el hielo y el terreno rocoso le pondrán en problemas. Además, aseguraos que los caminos que vais a recorrer están permitidos para perros.

Recórtadle bien la uñas para que no se haga daño. He visto a un perro quedarse sin una uña a mitad de camino y te aseguro que le será muy desagradable la otra mitad. También debe ir al día con sus vacunas, pues casi seguro que entrará en contacto con animales salvajes, insectos incluidos, como las garrapatas.

Vamos con las provisiones: llevad agua en abundancia, así como su bebedero. No os encontréis luego con el problema de tener que darle de beber directamente de la botella. (1) no saben beber así y (2) desaprovecharás mucho agua.

No le des de comer justo antes de andar ya que el esfuerzo le puede provocar vómitos y problemas de estómago en la digestión. Para la excursión lleva tan solo la comida que le corresponda, aunque puedes añadir algún premio.

Y no te olvides de alguno de sus juguetes. Te será especialmente útil si vas a acampar, para que se entretenga con él.

Fuente: senderismo con perros y  facilísimo