Que el agua sea parte de su vida

agua-tomar.jpgSi se olvida o tiene aversión a tomar agua, trate de modificar ese mal hábito. Los nutricionistas recomiendan la ingestión diaria de aproximadamente dos litros. Es importante destacar que esa cantidad debe aumentar de acuerdo con la práctica de la actividad física. Diariamente el organismo elimina por intermedio de la orina, de las heces, de la respiración y de la transpiración, cerca de dos litros y medio de agua y es preciso reponer esta cantidad a través del líquido y de la alimentación. La bebida más consumida del mundo no engorda y garantiza el perfecto funcionamiento del organismo.
Además de desintoxicarlo, ayuda a acelerar el metabolismo e hidrata naturalmente la piel, dejándola más sana y bonita, previene la celulitis, evita arrugas y el envejecimiento precoz y también auxilia en la pérdida de peso.
La no ingestión de cantidad de agua suficiente en el organismo puede causar deshidratación y consecuentemente resecamiento de la piel y del cabello, celulitis, problemas renales e intestinales, además de irregulares funciones del organismo.
La medicina defiende la importancia del consumo de líquidos para prevenir el cálculo renal y la infección urinaria. Quien se pasa el día sin beber agua aumenta la posibilidad de desarrollar pequeños cristales en la orina, que agrupados se transforman en cálculos en los riñones, además de permitir que las bacterias queden fijas en el aparato urinario provocando la infección.
La manera más simple y eficaz de prevenir esas patologías es aumentar el volumen de líquidos circulado por el organismo. Y al contrario de lo que mucha gente piensa, es desaconsejable la hiper hidratación durante esas crisis. En los cólicos renales, por ejemplo, el líquido dilata el riñon y provoca dolor en vez de empujar la piedra, como creen las personas.
Un médico urólogo proporciona una indicación para acordarse de beber agua.
“Durante dos días programe su reloj despertador para avisarle cada dos horas que usted debe tomar un vaso de agua. Después, para acostumbrarse sin reloj, cada vez que orine, reponga el líquido que perdió. Así, el agua será parte de su vida“.
Y también se recomienda andar siempre con una botellita de agua. Cuando alguien le ofreza café, acepte y pida también el vasito de agua. Deje una botella encima de su mesa de trabajo, siempre helada o como prefiera.
Los nutricionistas recomiendan la ingestión de aproximadamente dos litros de agua por día, o sea ocho vasos. Esa cantidad debe aumentar con la práctica de la actividad física