Introducción a la escalada II: el kit personal

Creo que tenemos claro que la escalada es un deporte de riesgo. Por esa razón, más importante que toda la fuerza y técnica del mundo es ir bien equipado.

De todas formas, no todas las modalidades requieren de los mismos materiales.

Para los que empiezan por rocódromo, los pies de gato, la magnesera, y el propio magnesio, deben ser las primeras adquisiciones. La función de todos ellos es aumentar el agarre en pared.

Si deseamos salir a roca a escalar, el desembolso aumenta considerablemente, ya que va acorde al riesgo. Aunque siempre podemos contar con que nos presten el material necesario mientras lo vamos adquiriendo con el tiempo. El más personal, y con el que deberíamos hacernos en primer lugar, es el arnés, ya que no todos los arneses valen para todo el mundo. Con él, adquiriremos un cabo de vida de metro y medio aproximadamente y un mosquetón de seguridad.

Añadiendo el casco completaríamos el kit personal de escalada. A partir de aquí el material que necesitaremos varía mucho en función de la modalidad y forma parte de lo que se podría llamar “común”. En este apartado se incluiría la cuerda, el sistema de aseguramiento (como el grigri, el más extendido y fácil de usar), o las cintas Express. Pero esto ya requiere un post independiente.