Insuficiencia cardíaca

insuficiencia-cardiaca.jpgTener insuficiencia cardíaca significa que el corazón no está bombeando sangre con máxima eficiencia y no puede satisfacer las demandas del cuerpo. Para alguien con insuficiencia cardíaca, la realización de actividades cotidianas — como el caminar, subir escaleras, o hacer tareas de casa — puede volverse muy difícil.

A menudo, esta condición se presenta como consecuencia de la debilitación del corazón causada por un trastorno subyacente, como la obstrucción de arterías, la presión arterial alta, o defectos de la pared arterial o las válvulas del corazón.

Algunos de los síntomas son:

  • Problemas para respirar (disnea)
  • Tos persistente o sibilancia
  • Acumulación de fluido en los tejidos del cuerpo (edema)
  • Cansancio o fatiga
  • Falta de apetito, náusea
  • Confusión, dificultad de concentración
  • Ritmo cardíaco rápido

En la mayoría de los casos, la insuficiencia cardíaca se puede manejar con medicamentos, cambios en los hábitos de vida, o procedimientos quirúrgicos.

Cambios en el estilo de vida: los siguientes cambios pueden ayudar a mitigar los síntomas de insuficiencia cardíaca.

  • Dejar de fumar
  • Bajar de peso
  • Evitar el alcohol
  • Evitar o limitar la cafeína
  • Llevar una dieta baja en grasa saturada y sodio
  • Hacer actividad física
  • Reducir el estrés