Guía de la Espalda: y después, llega la densidad

Una vez que consideras tu amplitud de espalda más que suficiente y crees que tienes unos dorsales ya dignos de mención, entonces es hora de pasar al centro de la espalda, y buscar una mayor densidad.

¿Qué queremos decir con densidad? Mientras que la amplitud se centra en una mayor anchura en sí de la espalda, la densidad se centra en un mayor volumen muscular, especialmente en la parte central de la espalda, donde radican los romboides.

Los romboides son los músculos centrales de la espalda, y los que dan mayor densidad al grupo muscular. La mejor forma de entrenarlos es, en lugar de dominadas y jalones, gran cantidad de remos y ejercicios básicos y olímpicos como el Peso Muerto, aunque como ya te contamos, hay que tener mucho cuidado con éste último ya que es sólo para expertos.

Como apunte, una buena combinación de remos es por ejemplo, hacer un remo vertical de pie y con la espalda recta 45 grados a la para que tienes las rodillas algo dobladas. Agarras una bara larga, y ya es simplemente hacer remo. Otro ejemplo es un peso muerto estándar, que además de ayudarte en la ganancia de densidad te hará tener una espalda baja y lumbares muy, muy fuertes.