El deporte contra los efectos del alcoholismo

Es bien sabido que el alcohol provoca una serie de efectos perjudiciales sobre todo el cuerpo humano que son muy difíciles de superar. Sin embargo, recientes estudios han demostrado que algunos males, sobre todo los que se causan directamente contra los huesos, pueden revertirse si abandonamos el consumo de bebidas alcohólicas, al mismo tiempo que mantenemos una rutina de entrenamiento.

Este nuevo estudio, que ha sido publicado directamente en la prestigiosa plataforma “Alcoholism: Clinical & Experimental Research”, determina que “tan sólo ocho semanas de abstinencia pueden iniciar la corrección de un desequilibrio entre la formación y resorción ósea, debido a los efectos tóxicos del alcohol”, aunque de la misma forma se destaca la importancia del deporte para estos fines.

En la misma investigación también se explica que la osteoporosis, al menos cuando es provocada por al alcohol, y en la mayoría de los casos, se define como “una disminución absoluta de la masa ósea total, causada principalmente por un desequilibrio entre la resorción ósea osteoclástica y la formación osteoblástica”, y las bebidas con alto contenido alcohólico favorecen este efecto tan nocivo para el cuerpo.

Peter Malik, científico y médico en la Universidad de Medicina de Innsbruck, en Austria y autor correspondiente del estudio, es una de las personas que más ha luchado en los últimos años para que el mundo tome conciencia acerca de cómo el deporte puede solucionar muchos de los males provocados por al alcohol, incluso cuando llevemos poco tiempo de abstinencia.

De la misma forma, estudios anteriores también habían demostrado cómo el deporte podía ser beneficioso para el organismo, en cuanto libera la mente de muchas de las cuestiones que nos preocupan, y que son las que en algún momento nos llevan a iniciarnos en el consumo de alcohol de forma desmedida, que es el que termina provocando problemas como las osteoporosis.