Cuando los hombros se quejan

El hombro doloroso, acompaña a trabajos, deportes o actividades en las que se eleva mucho peso o se somete a la articulación a una tarea continua, como las que practican las secretarias, cocineros o peluqueros; a estas personas sometidas a un mayor riesgo de trastornos, les conviene efectuar ejercicios de compensación, que hagan trabajar más la columna vertebral, el vientre, la espalda y las piernas.

La articulación del hombro es una de las más problemáticas, porque es la que tiene más movilidad, abarcando movimientos de rotación, separación y proyección en distintas direcciones, y porque además está sometida a más trabajo y estrés.
Además es una zona anatómica muy delicada porque la cápsula articular que rodea la parte ósea de la articulación está atravesada por vasos sanguíneos y nervios importantes y allí terminan tendones conectados con la musculatura.

La práctica deportiva somete a esfuerzos extremos a las estructuras blandas de sujeción del hombro, y por esos es una de las principales fuentes de lesiones de la articulación.
Pero también la mala postura, el exceso de peso en la cartera o portafolio, el no cuidarse cuando trabajamos, puede llevarnos, como las situaciones estresantes, a tener que recurrir al médico porque el dolor no nos deja continuar con la rutina diaria.