Cómo conseguir una “sangre Premium”?

sangre Premium

La sangre es un factor fundamental para considerar la calidad de vida que obtenemos, y en este sentido, es importante tener en cuenta que este producto no se da por sí sólo, sino que depende de lo que hagamos con nuestro cuerpo para favorecerlo, o no. Por este motivo, vamos a enseñarte algunos consejos al respecto que te permitirán obtener lo que en la jerga se conoce como una “sangre Premium”.

Lo primero que debes tener en cuenta es que si bien la sangre de gran calidad no es un beneficio exclusivo de los atletas, sí se suele dar con mayor constancia en quienes realizan un entrenamiento y trabajo de forma rutinaria sobre sus cuerpos. La clave, básicamente, es sentarse menos y moverse más, y esto no tiene que ver con que trabajes en una oficina, sino que nos referimos a ese par de horas que usas para los videojuegos o la TV.

En este sentido, los especialistas señalan que un primer paso para obtener una sangre Premium puede ser el realizar 30 minutos diarios de actividad física, al menos cinco veces por semana. Eso permite en primera instancia poder eliminar los clásicos rollitos de la panza, pero a largo plazo también tener una resistencia muy superior a enfermedades que pudieran atacarnos.

De hecho, está comprobado en este sentido que los tejidos de la sangre de una persona activa serán más fuertes, y eso contribuye también a que la calidad de la sangre que recorre nuestros cuerpos sea realmente más refinada. Una muestra más de ello es que cuando se analiza un paciente, el tamaño de los glóbulos rojos suele ser un indicativo infalible de la calidad de la sangre, y por ende, del ejercicio físico que realizamos.

Pero por otro lado, también se explica que el tener una dieta balanceada es importantísimo en este aspecto. Para ello, conviene que podemos disfrutar de todos los alimentos en su justa medida, y de esa forma podamos convertirnos en lo que los hospitales llaman “donador ideal” por la calidad de nuestra sangre.