Alimentación en esta estación

alimentos.jpgCon el aumento de las temperaturas ambientales son mayores las probabilidades de que aparezcan las intoxicaciones alimentarias, que se producen por la ingestión de alimentos que contienen microorganismos patógenos (bacterias, virus, hongos…) o sustancias tóxicas, y se manifiestan principalmente mediante diarreas, vómitos, dolores y fiebre.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es que la mayor parte de los microorganismos patógenos no alteran el olor, color, sabor o consistencia de los alimentos, por lo que es fundamental seguir una serie de medidas higiénicas tanto en la compra, como en el almacenamiento y manipulado de los alimentos.

En la compra

  • Comprar los alimentos lo más frescos posible, prestando especial atención al etiquetado: fecha de caducidad o de consumo preferente y condiciones de conservación.
  • eservar para el final de la compra los alimentos que deben guardarse en frío.
  • Una vez hecha la compra, guardar rápidamente los alimentos en el refrigerador.
  • Guardar los huevos siempre en el refrigerador y nunca utilizar los huevos que estén rotos.

En la cocina

  • Lavarse las manos antes de manipular alimentos.
  • Las frutas y verduras que se consuman crudas deben lavarse con agua.
  • No emplear huevo crudo para confeccionar alimentos o salsas si posteriormente no van a sufrir una intensa cocción (cuidado con las salsas, tortillas poco hechas, helados…).
  • Inmediatamente después de enfriarse, guardar los alimentos cocinados en recipientes provistos de tapa y en la parte más fría de la nevera.
  • No recongelar alimentos que se hayan descongelado.
  • Recalentar a temperaturas elevadas los alimentos cocinados.
  • Limpiar adecuadamente los utensilios empleados para manipular alimentos y cambiar con frecuencia los paños de cocina.
Ir arriba