Relajarse mediante la respiración.

relax1.jpgSi no se respira bien pueden pasar cosas como secarse la garganta, nódulos vocales, hiperventilación…
Y si se hace bien, además de evitarte todo eso…. relaja mucho.
El truco está en respirar con el diafragma. Los bebés lo hacen y a medida que se crece, se va perdiendo la costumbre. Debemos aprender de los recién nacidos. Si obsevamos la barriguita de un bebé mientras duerme, vemos que se eleva y desciende con cada respiración.

Tumbarse boca arriba es la posición correcta y después se pone la mano en la tripa. Al respirar  se debe notar como se eleva la tripa y no el pecho. Si se eleva el pecho el ejercicio está mal hecho.
Muy lentamente se coge aire y se suelta también muy lentamente y por la boca. Con los ojos cerrados y un sonido relajante. Ya puede ser música o un sonido natural.
Después de algunas repeticiones se nota como la presión arterial desciende y poco a poco te notas tranquilo.
Una variante es coger el aire en tres turnos y soltarlo lentamente. Esto contribuye a la correcta administración del aire a la hora de hablar.
La relajación está en ti.