¿Rutina dividida o no?

Una buena rutina es imprescindible para conseguir grandes resultados en el gimnasio, de eso no hay ninguna duda. Ahora bien… ¿qué debe tener una rutina para ser considerada buena, de gran calidad y con un buen futuro de cara a resultados?

Hay un gran número de puntos a favor y en contra, pero nosotros te vamos a resumir en unas pocas líneas lo que debes saber sobre una rutina dividida, en qué afecta para bien y obviamente, en qué afecta para mal…En un primer momento ten presente que el punto más a favor posible que tiene una rutina dividida es que puedes trabajar cada grupo muscular de una manera muy concreta y exacta, pudiendo dedicarle una gran atención que en ocasiones se centra exclusivamente a ese grupo.

Divides la rutina semanal en grupos musculares según el día, y siempre están frescos (en el caso de que estén bien organizados, claro está) Pero no obstante, ¿cuál es la parte mala?

A la hora de centrar tanto el trabajo de los grupos musculares ganas intensidad pero pierdes en conjunto, ya que a diferencia de una rutina de cuerpo completo, no puedes reclutar gran parte del cuerpo para conseguir mayor levantamiento de pesos. Por ejemplo, en una rutina de cuerpo completo entrenas todas las partes un total de tres días a la semana -o cuatro, según gustos personales-, mientras que en una dividida, sólo una vez a la semana.