¿Por qué nos ponemos pálidos?

salud-sangre.jpgAl sufrir una hemorragia, el rostro suele ponerse pálido. Es un dispositivo de supervivencia que usa el organismo.
Esta situación se debe a que la sangre del rostro y de toda la piel, porque justamente la cara, además del intestino y el estómago, son capaces de sobrevivir en el caso de una interrupción drástica en el suministro de la sangre. Los vasos sanguíneos que irrigan esas regiones se contraen e impulsan la sangre hacia el resto del sistema circulatorio. La sangre es enviada, entonces, al órgano que más la necesita que es el cerebro.

Ir arriba