¡No olvides las escaleras!

No se trata ya de buscar hacer ejercicio para adelgazar, se trata de tener un estado de salud lo más sano posible. Muchas personas no pueden dedicarse a ello debido a una agenda apretada en la que se mezclan trabajo, casa y estudios, pero esto no quiere decir que no pueda haber hábitos diarios en la buena dirección.

Uno de ellos es no evitar las escaleras. Seguramente te lo habrán comentado, pero nosotros queremos hacer hincapie en lo necesario que es utilizarlas cuando sea posible, y por razones muy, muy interesantes que te vamos a describir a continuación… Subir y bajar escaleras fomenta la velocidad de tu aparato circulatorio, y mientras que no las subas corriendo estarás dándole un poco de actividad muy saludable a tu corazón y a tus pulmones. Regula la tensión arterial, y si lo haces diariamente y dejas el ascensor para ocasiones muy especiales, reducirás las probabilidades de infarto a largo plazo y también verás reducido tu colesterol.

Dicho esto, ¿qué más podemos pedir? Además, es muy buen ejercicio para trabajar los glúteos y toda la pierna, incluyendo los cuádriceps y también femorales. Si te enganchas a las escaleras, también mejorarás la forma de tus piernas y las harás más atractivas.