Vacuna contra el cáncer de cuello de útero

utero.jpgCada una de las tres dosis de vacuna que reciba una mujer le costará al sistema público español 104 euros. Así que la sanidad española pagará al laboratorio que fabrica la vacuna contra el cáncer de cuello de útero 312 euros por adolescente protegida.

Ése es el precio que la Comisión Interministerial de Precios acaba de fijar para la primera y controvertida medida tomada por el ministro de Sanidad, Bernat Soria.

Otra cosa será la negociación que cada comunidad autónoma haga con el laboratorio Sanofi Pasteur, la empresa que comercializa Gardasil, la vacuna que se inyectará a las adolescentes españolas. Se supone que en función del número de vacunas que cada consejería vaya a administrar en base a su población, el precio podrá variar.

La que no costará 312 euros será la vacuna que se venda en las farmacias. Los márgenes de los distribuidores, del laboratorio y de la propia oficina de farmacia elevarán la cuenta a la que tenga que enfrentarse el ciudadano o la ciudadana que pida la cajita de un remedio un tanto discutido.

El virus del papiloma humano se transmite, fundamentalmente, a través de las relaciones sexuales. De las mujeres que resultan infectadas, sólo un pequeño porcentaje desarrolla un cáncer a lo largo de su vida. Aunque las sociedades científicas han aplaudido la decisión de Bernat Soria, hay médicos que insisten en la falta de evidencia científica sobre la protección real que supone la vacuna, un fármaco que actúa sobre algunas del centenar de cepas del virus.

Está previsto que el Consejo Interterritorial se reúna el próximo 10 de octubre, aunque varias comunidades autónomas han aprobado ya oficialmente la administración de las tres dosis de esta vacuna contra el cáncer de cuello de útero. El ministerio de Sanidad propondrá que la incluyan en el calendario de vacunaciones para niñas de 11 a 14 años.

Vía ABCEuropapress.

Ir arriba