Lavarse bien los dientes.

sonrisa.jpgPara una salud dental óptima no solo basta con cepillarse los dientes. La higiene dental requiere su tiempo y cuidados, y muchas veces nos olvidamos. Es un error muy grande ya que, los dientes y encías son delicados y para todos muy importantes tanto para vivir bien como para sentirnos bien estéticamente.

– Los utensilios:

Cepillo medio: Mucha gente se piensa que el duro arranca mejor la suciedad, pero no es así. El cepillo duro daña las encías. El ideal es el medio y si se es extremadamente sensible a problemas gingivales, uno blando.

Seda dental: El hilo o seda dental es INDISPENSABLE en la higiene dental diaria; y es algo que muy poca gente hace de manera continuada.

Pasta dentífrica: Es mejor asegurarse de que la pasta que utilizas es de calidad. No son para nada recomendables las pastas blanqueantes.

Enjuague bucal: Al contrario de lo que se piensa, estos brevajes no son indispensables. Están bien como acompañamiento al cepillado, pero no son imprescindibles. De hecho, si hay cualquier problema de hongos bucales o heridas internas, es mucho más recomendable enjuagarse con agua oxigenada.

– El procedimiento:

Lo primero la seda o hilo dental; si tienes un cepillo interdental mucho mejor. Tiene que pasar en medio de todos los dientes y muelas de forma oblicua, no bruscamente, sino a pequeños movimientos de manera suave y ladeada hasta llegar a la encía. Al principio es pesado y lleva tiempo, pero la práctica hace mucho en este menester. Es muy importante ya que hay restos de comida minúsculos que el cepillo no logrará sacar jamás y puede crear gingivitis.

El cepillado debe ser exaustivo. Por la parte interna de la boca es importante tener especial cuidado ya que se acumula mucho sarro. El correcto cepillado de vertical y parándose en cada par de dientes. Nunca de manera general, ya que no se limpian tan fácilmente como se piensa. No hace falta excesiva crema dental. No por usar mucha los dientes quedan más limpios.

El enjuague, si se hace, debe ser de manera continuada y sin utilizar mucho líquedo. Basta con hacer pasar el líquido por toda la cavidad bucal. El agua oxigenada, recuerdo, es el mejor desinfectante para encías sensibles.

Dientes limpios, dientes sanos.