La soja como prevención

La soja aporta muchos beneficios a nuestra salud, sobre todo, si la incluimos en la dieta de los niños.

Durante miles de años, este alimento era muy común en la zonas de Asia, posteriormente se introdujo en Occidente.

Los adultos la hemos consumido y hemos comprobado desde su introducción en nuestra alimentación que aporta numerosos beneficios, es un complemento para hacer una vida sana.

Los beneficios se notan después de su consumo en el aparato cardiovascular, osteoporosis, la prevención de varios tipos de cáncer, el control del apetito, del peso…

Este aporte tan beneficioso también se puede aplicar a los niños, ya que estos tienen otros riesgos más tempranos como las diarreas, los constipados, alergias a los alimentos…

Lo que se consume de la planta es su semilla, la cual, aporta proteínas similares a las de los animales en cuanto a su calidad.

Al ser comparable a estas proteínas, puede rebajar el colesterol, pues como ya hemos indicado es similar pero solo en calidad. Los estudios aseguran que 25 gramos al día, puede prevenir los riesgos cardiovasculares. Para las mujeres en edad de la menopausia les reduce los síntomas, los cuales, van acompañados de la osteoporosis, al igual que las enfermedades en las que influyen las hormonas como el cáncer de mama.

Un ingrediente muy importante y que a la vez no es nutritivo, de ahí, su gran estudio es la “isoflavona”, el cual, no es ni vitamina ni mineral, pero esto no influye para que sea beneficioso para el organismo, sobre todo para el corazón.