Jamón serrano, ¿por qué no?

Normalmente cuando hacemos una dieta o tenemos que tener el peso controlado, se suele quitar de la lista de alimentos permitidos el jamón serrano, y la pregunta es… ¿por qué?

Todos sabemos que las loncha de jamón serrano suelen estar compuestas por dos aspectos: la carne, y el tocino. El tocino es pura grasa que desde luego no nos beneficia para nada a la hora de reducir peso, pero es tan fácil como eliminarlo de las lonchas. Así de sencillo. No suele ser complicado, con un cuchillo se puede hacer y el resultado desde luego es muy diferente.

El resultado es una carne rica en proteínas, buenísima y que sirve como perfecto acompañante para un poco de pan integral con aceite de oliva. Como desayuno es perfecto, y en general como comida para recuperar energías a la par que saboreamos la comida española y controlamos nuestro peso, es idóneo.

Por supuesto, también sirve como acompañamiento para otras comidas, y para hacer retas sanas y nutritivas.

Foto: Dieta Seignalet