Hipotensión

La tensión arterial puede provocar problemas no solo cuando se convierte en hipertensión, sino cuando lo hace en hipotensión, es esta la tensión baja, la cual, también ocasiona problemas serios en la salud si se padece.

La clave para controlar una tensión a diario, es establecer una rutina, pues la mayoría de las personas, controlan su tensión, y cuando la tienen ya controlada, se olvidan de los hábitos que han de establecerse. Hemos de llevar extremo cuidado con nuestra tensión, puede ocasionarnos serios problemas y alterarse todavía más.

Los síntomas de la hipotensión o tensión baja son la dificultad en concentrarse y ejercer memorización, la piel está fría y pálida, se suda, la respiración se altera (rápida y superficial), incluso puede conducir a  la depresión.

Sus síntomas pueden llevar a que no aguantar el ritmo de vida diario.

Uno de los motivos por los que se producen, es la ingesta de productos diuréticos, sobre todo en verano y más que nada por el sexo femenino, debido a la retención de líquidos que muchas mujeres sufren.

Las personas con la tensión baja, se suelen marear, sobre todo, si los lugares donde se encuentran, son cerrados y cargados de ambiente. Hay que llevar precaución y especial cuidado, pues podemos evitar de esta forma, sufrir golpes o caídas.

Cuando una persona comienza a sufrir demasiado calor, oye las voces cada vez más lejanas, tiene náuseas, pitidos en los oídos… puede ser que su tensión esté más baja de lo normal. Una forma de recuperación, es beber un poco de agua con alguna bebida de cola o café.

Fuente: nlm