El magnesio en nuestra vida sana

El pescado, es uno de los alimentos imprescindibles para nuestra vida sana, el magnesio del pescado, mejora el funcionamiento de los pulmones y lucha contra los ataques de asma.

Los especialistas recomiendan el pescado a los enfermos asmáticos, pues las investigaciones han demostrado que las personas que padecen asma tienen escasez de magnesio en su organismo. Al igual que en los hospitales, los enfermos también tienen carencia de esta mineral, parece algo casual, pero tiene su explicación lógica, ya que las personas que siguen una dieta rica en este alimento acuden menos a las consultas médicas.

Una ración de pescado, mariscos, espinacas, legumbres, cacao, cereales… alimentos ricos en magnesio ayuda a alcanzar el nivel necesario que nuestra dieta necesita.

El magnesio actúa como tranquilizante natural y da el equilibrio necesario a las neuronas, manteniendo los nervios en perfecto estado.

Muchas otras propiedades son la fijación del calcio, es un laxante suave, mantiene al útero relajado en los partos, disminuye los dolores premenstruales, favorece el sueño, controla la flora intestinal…

Cuando nuestro organismo tiene carencia de magnesio se produce la irritabilidad, las emociones se descontrolan, disminuyen los reflejos o aumentan, se descoordinan los músculos, aparece la debilidad, el estreñimiento, la falta de apetito, nauseas, temblores…

Si abusamos de alimentos ricos en calcio, este disminuye la absorción del magnesio, por ello, debemos llevar siempre una vida sana con una dieta equilibrada. El magnesio es muy importante para este propósito.

Debemos tener en cuenta que de lo que comemos, nuestro cuerpo solo absorbe del 30 al 40% y que los alimentos refinados pierden del 85 al 99 % del magnesio. La cocción de los alimentos también hace perder el 50 % de este mineral.

Los alimentos de antaño eran más ricos en magnesio, ya que en la agricultura se utilizaba estiércol animal, lo cual, ahora se pierde con los abonos químicos.