El ejercicio semanal reduce las chances de cáncer de mama

Según un reciente estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte, en los Estados Unidos, se ha determinado que la actividad física es un preventivo para la aparición del cáncer de mama en las mujeres, y por ende, aquellas que mediante el ejercicio puedan mantener su peso ideal, y evitar también enfermedades vasculares, tendrán grandes chances de tener menos posibilidades de sufrir una de las primeras causas de muertes en mujeres en el mundo.

Para poder llevar a cabo la investigación, estos especialistas realizaron un estudio sobre a más de 3.000 mujeres, con el objetivo de encontrar alguna relación entre la actividad física recreativa y el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Finalmente, descubrirían que las que practicaban deporte, con entre 10 y 19 horas por semana dedicados a él, poseían una reducción del riesgo de contracción del 30%.

Luego, entre los deportes que pueden llegar a ser mencionados, los investigadores probaron con algunos muy específicos, como por ejemplo las caminatas rápidas, el trote, o los movimientos en el mismo lugar, reportando igualmente todos ellos beneficios a largo plazo. Incluso, a mayor intensidad del ejercicio físico, menores fueron las posibilidades de que la persona desarrollara cáncer.

Lauren McCullough, científico de la mencionada Universidad de Carolina del Norte, explicó posteriormente a los medios que “la observación de una reducción del riesgo de cáncer de mama para las mujeres que hacían ejercicio después de la menopausia es alentadora, dada la edad de inicio tardía de este mal”.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que, en caso de presentarse un aumento de peso tras la menopausia, se puede anular el factor protector del ejercicio, ya que los especialistas creen de hecho que una de las claves del estudio se encuentra en la reducción de la grasa corporal, evitando la producción extra de hormonas, como los estrógenos, factor de crecimiento positivo para el cáncer.