Dieta y vacaciones ¿dos polos opuestos?

Vacaciones alimentacion

Cada vez que surge el momento de comenzar a planificar nuestras vacaciones, elegir el lugar, la cantidad de días que estaremos, entre otras cuestiones fundamentales que hacen a este espacio de despeje y ocio, más de una vez, se nos cruza por la cabeza el angustiante pensamiento de que no sabremos cómo manejarnos con nuestra dieta fuera de casa y alejados de nuestra rutina diaria.

Sin embargo, cabe aliviar este fastidioso sentimiento ya que con algunos simples lineamientos a seguir, las vacaciones pueden ser de lo más geniales y no por ello tirar por la borda todo lo alcanzando hasta ahora en relación a nuestro peso.

A continuación te contamos algunas de las ventajas que las vacaciones pueden llegar a tener, sorpréndete.

Si eres de las personas que han escogido alquilar un departamento o una casa, la tarea se vuelve bastante sencilla en tanto se tiene la posibilidad de cocinar similares menús a los que se seguían en casa.

Sin embargo, si optas por un hotel, no te quedará más remedio que acercarte a un restaurant, aunque ello no debería de porque serte perjudicial, sino todo lo contrario, en tanto que se trata de un lugar con un sinfín de posibilidades, contando con platos elaborados al horno, o a la plancha, bajos en aceites y ricos en vegetales.

A la hora de ir a un restaurant evita escoger lugares de comida rápida o donde los platos sean elaborados principalmente a base de fritura, y opta por aquellos que cuenten con variedad de menús.

En cuanto a la bebida, opta siempre por las gaseosas light o aguas saborizadas bajas en calorías. Te permitirán esperar a que llegue la comida sin desesperarte, evitando consumir la panera que te ofrecen de entrada.

Si sos amante de los postres, no debes sentirte culpable al pedir uno, lo ideal sería que te animes a compartirlo, dividiendo las calorías, y que te guardes algunos días para ese momento especial, no siendo rutina diaria la elección de un plato dulce.

Finalmente, nada mejor que las vacaciones para conocer un nuevo lugar y ¿por qué no sumar actividad física recorriendo los paisajes caminando y realizando ejercicio?.

Vacaciones y plan saludable no deberían ubicarse como opuestos, sino como aliados.